es en

LIFE Smart Fertirrigation, un proyecto para lograr un fertilizante sostenible

LIFE Smart Fertirrigation, un proyecto para lograr un fertilizante sostenible

REPORTAJES
Actualizado 07/02/2020 08:40
Patxi Veramendi

El proyecto europeo LIFE Smart Fertirrigation, coordinado por COPISO, ha demostrado que el purín y el digestato pueden transformarse en un fertilizante orgánico, capaz de sustituir -sin complejos- a los minerales. La cooperativa soriana, junto a la Comunidad de Regantes de Almazán y otras empresas europeas, han dado un paso más en la sostenibilidad medioambiental.

De “exitosas” ha calificado las conclusiones finales del proyecto europeo LIFE Smart Fertirrigation, el coordinador de COPISO de esta iniciativa, José Antonio Gonzalo, que también es el responsable de Cultivos en la cooperativa soriana. “Después de cuatro años de trabajo, hemos logrado el objetivo previsto, que es el de demostrar que, con la tecnología adecuada, se puede transformar con eficiencia el purín en fertilizantes orgánicos, sustituyendo a los químicos y logrando beneficios medioambientales significativos”.

En el informe de conclusiones, se explica que el proyecto ha cumplido el objetivo de “implantar un método más eficiente y sostenible para procesar los purines de cerdo y el digestato, demostrando que puede alcanzar el potencial completo de recuperación de nutrientes creando dos productos finales biofertilizantes: una fracción sólida transformada con tecnologías de secado de bajo coste que podría ser destinada a la elaboración de fertilizantes peletizados; y una fracción líquida transformada con tecnologías de separación secundaria y filtración, para su incorporación directa en sistemas de riego por aspersión y goteo”.

En las pruebas realizadas, no sólo se ha logrado una reducción de costes del 50% en fertilizantes, al usar el purín transformado. También se ha reducido en un 15%, aproximadamente, la presencia de fósforo en el purín, gracias a la utilización de nuevas fitosas para elaborar pienso; o se ha disminuido la pérdida de nitrógeno por volatización o por lavado, porque el uso del fertilizante líquido por irrigación, en el mismo sistema de riego, permite su aplicación cuando lo planta más lo necesita y lo absorbe. Además, se ha conseguido una mayor producción del 10%, en los ensayos de regadío realizados con diferentes cultivos.

Economía circular

Para José Antonio Gonzalo, el aprovechamiento del fertilizante orgánico, procedente de la transformación del purín, supone completar un modelo de economía circular, que ahora se está impulsando desde todos los ámbitos sociales y económicos y que, en el caso de la cooperativa soriana, “se viene realizando desde que nació la entidad. Forma parte de la esencia y del sentido de ser de COPISO”.

De esta manera, el LIFE Smart Fertirrigation integra la producción porcina en la cadena circular: cultivo de materias primas, elaboración de piensos para criar porcino, y aprovechamiento del purín para fertilizantes orgánicos en el cultivo agrícola; para volver a iniciarse el círculo.

“Se usan los recursos de forma más eficiente, desde un mayor aprovechamiento de los nutrientes con una dieta mejorada para el porcino, hasta la disminución en la excreción de elementos como el potasio, y la valorización de los purines. Estos dejan de ser un residuo posiblemente contaminante, para transformarse en un valioso insumo como fertilizante orgánico (líquido y sólido)”, reduciendo así la necesidad de otros fertilizantes externos, como los minerales.

Y es que los beneficios medioambientales son otros de los objetivos conseguidos en el proyecto LIFE Smart Fertirrigation. Gonzalo apunta que los agricultores y ganaderos “son muy conscientes” de que hay que volcarse en resolver, progresivamente, los problemas medioambientales del sector, como debe hacerse en el resto de sectores productivos”.

Investigación

Gonzalo recuerda que el medio rural vive en el entorno natural, y es el más perjudicado por el deterioro medioambiental o el cambio climático y que, por tanto, “está muy sensibilizado”.

Resalta la importancia de que la actividad agraria este avanzando en la sostenibilidad ambiental, “con el compromiso firme del sector, aplicando los avances tecnológicos que van apareciendo día a día”.

Insiste en que, quizás, estas mejoras agronómicas no calen tanto en la sociedad, como la de la automoción u otros sectores industriales, pero afirma que “se está investigando mucho y muy intensamente”, en un sector -el agrario- que es imprescindible para la humanidad, y un pilar básico para el desarrollo de la provincia de Soria”.

Señala que la agricultura siempre ha requerido una fertilización, que es necesaria, pero ahora estamos trabajando intensamente para que sea sostenible, y con proyectos como el de LIFE Smart Fertirrigation se están dando grandes pasos para conseguirlo”.

Ahora, el reto de los socios y empresas europeas que han formado parte de este proyecto LIFE, entre los que están COPISO y la Comunidad de Regantes de Almazán, es lograr que el método experimentado y aplicado, partiendo de una pequeña planta de tratamiento instalada en la granja de Baniel, y del riego de unas 50 hectáreas en el entorno del Canal de Almazán, se replique en la provincia, en España y en Europa, a la escala que sea necesario.

En el caso de la fertilización orgánica líquida, por inyección en los sistemas de riego, la efectividad se consigue en un radio de 20 kilómetros, desde el lugar donde se hace la transformación del purín. Es decir, es una fertilización de proximidad. En el caso del secado de la fracción sólida del purín, especialmente si se peletiza, además de conseguirse un valor añadido mucho mayor para la fertilización, no hay límites en la distancia de transporte.

Además, el proyecto también ha investigado en la elaboración de pienso porcino, que ha logrado significativos beneficios medioambientales, con la utilización de enzimas de última generación, que reducen el contenido de fósforo del purín que luego se transforma, y también el porcentaje de nitrógeno excretado por los animales.

Gonzalo es consciente de que la tecnología es una avanzadilla, que siempre va por delante de la aplicación real, “que poco a poco se irá utilizando progresivamente, adaptada a las circunstancias agrícolas y ganaderas de cada zona, y en la medida que los profesionales del campo vayan comprobando sus beneficios su uso será mayor”. El responsable de Cultivos de COPISO considera que, en la provincia de Soria, podría sustituirse entre el 30% y el 50% del fertilizante químico que se utiliza en la actualidad, por el orgánico conseguido del purín.

Publicado en SORIANOTICIAS.COM

http://sorianoticias.com/noticia/2020-01-15-life-smart-fertirrigation-fertilizante-sostenible-64359?picture-6